Dra. Alma Rosa Vargas encabeza reforestación en Quiroga

Quiroga, Michoacán (Digital 3.0).- Esta mañana la Dra. Alma Rosa Vargas acompañada del Ing. Manuel Gutiérrez, encargado de COFOM en Pátzcuaro, encabezaron la reforestación que se llevó a cabo por personal del Ayuntamiento en el centro de control canino y el área contigua del tiradero de residuos sólidos. 

Se plantaron alrededor de 1000 Pinus greggii y pinus patula.

La Dra. Alma Rosa Vargas dio el agradecimiento al personal, por acompañar en la campaña de reforestación; “Intentando promover la conciencia y colaborar un poquito a lo mucho que hemos lastimado nuestro medio ambiente”. 

Enseguida cedió la palabra al Ing. Manuel Gutiérrez. Para que explicara el procedimiento y el tipo de árboles que se plantaron. 

“Buscando que toda la planta que produjéramos fuera planta procedente de semilla de nuestros mismos bosques, el resultado ha sido que en la actualidad tenemos reforestaciones con éxitos superiores al 70% de sobrevivencia de lo que establecemos. Anteriormente se lograban solo el 20% o 25%. “

En el proceso de producción de planta hemos trabajado mucho en la cuestión natural para lograr algo que le llamamos resiliencia, todos nuestros árboles están perfectamente adaptados para las condiciones.

Es una labor muy ardua pero vale la pena cuando se encuentra uno con gente como todos ustedes. 

Con la Dra. Alma Rosa, tiempo atrás ella se preocupaba mucho por las reforestaciones antes de ser Presidente Municipal ahora ha redoblado esfuerzos para que Quiroga tenga reforestaciones y éstas, les aseguro van a ser exitosas. 

Esto contiene el 50% del cepellón es sustrato orgánico, solamente el 50% es tierra, ya dejamos de depredar el recurso suelo de nuestra región.

Los microorganismos que tienen los pinus:  Endo y Ecto;  internas y externas para que le ayuden a nutrirse y a absorber la más agua posible. Le metemos bacilos para prevenir enfermedades virales de los pinus.

Como se establece bien un pinus; hay que hacer una cesta lo suficientemente ancha y profunda. De 30 cms., de ancho y de 30 a 35 cms., de profundidad. Los primeros 15 centímetros de tierra los sacamos hacia un lado y los 15 de abajo hacia el otro. Religiosamente debemos hacerlo así, si queremos tener éxito y luego invertimos, lo que sacamos de arriba lo ponemos abajo para que le sirva de cama de siembra, porque la tierra de encima es la tierra fértil, intemperizada y va a servir para que de inmediato las raíces empiecen a agarrarse. Cubrimos con la tierra que sacamos de abajo y hacemos un perfecto apisonado, con el fin de que solamente infiltre el agua que jale la raíz. Finalizó. 

Por su parte la Presidente expresó que es nuestra responsabilidad, además de plantarlos, en la medida de lo posible cuidarlos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *